20 ago. 2011

 Tú, mujer emprendedora y lista,
alegre, amable y encantadora.
Tú, fémina con fe y altruista,
de alma transparente y creadora.

Tú, eres la mujer a quien quiero,
por tu belleza y personalidad,
por tu ternura, tu inteligencia,
por tu cariño y seguridad.

Tú, que vienes y me abrazas,
que me besas sin preguntar,
que no me quieres, sino que me amas
con todas tus fuerzas y lealtad.

Tú eres la razón de mis razones,
conocerte fue mi privilegio...
pareces hecha con dos corazones,
la inspiración absoluta de lo imperfecto.

Tú, llena de locura y tranquilidad,
divertida, sincera, realista y soñadora,
tú, que me atas a la libertad,
motivo de los versos que escribo ahora.

Lo mejor es que jamás te perderé,
lo triste es que tiene su razón,
pues no existes, yo sólo te inventé
en este poema para mi desolado corazón.

24 jun. 2011

PIDO DISCULPAS


Pido disculpas por ser tan romántico,

tan tierno y tan sencillo a la vez...
Pido disculpas, y tal vez me adelanto,
pero no puedo de otra forma yo ser...

Soy no como parezco,
sino lo que conoces con el tiempo,
aunque a veces bastan minutos,
tan sólo eso.

Soy arte y soy poesía,
un inmaduro que pretende madurar;
soy la última luz del día,
la casi noche que logra iluminar...

Puedo ser sueño o pesadilla
-aunque esto nadie me lo cree- >_<
será mi transparencia o mi eterna sonrisa,
mi elegancia o desfachatez.

Soy como una gota de fuego,
soy de una cálida timidez,
cuando quiero "soltarme" no puedo,
y a veces me ocurre al revés. XD!

Lamento ser muy sensible,
es que a veces me hallo avergonzado,
y resulta incomprensible
que a vecesme sienta yo de lado.

De vez en cuando soy muy torpe =(
y casi siempre soy un genio =)
A veces olvido hasta los nombres =S
y a veces recuerdo hasta cuando era pequeñuelo =P

Ya no pediré disculpas
porque ésta es mi forma de ser,
si ya uno se acostumbra
así me quiero y así me han de querer...

24 abr. 2011

ME TOCA A MÍ.

 
Aquí vamos de nuevo...
con el mismo semblante, y
con el mismo miedo.
Con esa sonrisa inocente
y esa alma desgarradora
nada atrayente..
te acercas y me invitas a salir
no es que quiera decirte que no
pero no sé como decirte que sí...
pues tu manera
esa...esa de expresarte
es tan diferente...tan distinta
y hasta pareciera que me miras
cuando en realidad actúas
¿por sarcasmo acaso gozas?
o es que no te atreves a ser tú misma.
Desearía decir que sí,
si fueras algo más...
uhmm, como se dice...¡transparente!
no dejes que te manipule tu máscara
te lo digo cara a cara, frente a frente!
te quiero, pero no acepto tu invitación
por falta de crédito a tu amor
te daré la espalda..y seré esta vez, yo
quien por no hacer "nada",
te cause dolor...

10 mar. 2011

Una carta poema para mí

Para Michael:

He vuelto...
He renacido como el ave fénix,
envuelto con agua y fuego y llamas fantásticas.
He vuelto...
con mi traje sencillo y la sonrisa de niño
He vuelto...
Los pesos tirados, las rocas guardadas,
los sinfines posibles, el entusiasmo completo,
El universo en mis manos, y yo en el universo.
He vuelto, ¡y no he vuelto solo!
El tiempo ha sido mi aliado;
la luna, mi más fiel compañera.
Me sentí solo y no hubo mejor remedio que vivir.
El darme cuenta que era yo y no los demás,
que el mundo no sería lo mismo sin mí.
No soy nadie si nada quiero ser,
Pero tuve el pensamiento preciso
para salir del hogar oscuro donde, pensaba,
me sentía a gusto.
He vuelto...mis ojos brillan y si ha de salirme lágrimas,
que salgan, estoy dispuesto a llorar.
Quiero decirles a todos que estoy viviendo,
y nada es mejor que respirar aire de amor.
De vuelta aquí, mi rostro percibe la brisa;
qué curioso, siempre anduvo aquí y la ignoraba.
Dios, sólo Él me comprendió en mi recia,
pero extraña melancolía.
Me hablaba, mas le decía que no deseaba más soledad
que la soledad misma, sin estragos, sin mi sombra, sin mi alma,
sin noches, sin días, un mundo sólo para mí.
Desistí finalmente, tras duras penas, y opacas ironías;
sin embargo, todo eso ya pasó.
He vuelto, todo un guerrero, después de batallar con
la infelicidad, con las vanidades, la melancolía y sus amigas.
He vuelto para no regresar de donde salí.
He vuelto para amar, alegrar y sonreír.
He vuelto.

                                                                   De Michael

CON GUSTO PUEDO MORIR

Se dice que hay tantas mujeres en la vida...yo no sé.
¿por qué justo me fijé en ella y me enamoré?
¿Porque el basto tiempo se vuelve corto por amor?
¿Porque el último indicio de mi vida hasta aquí llegó?
Llorar y llorar, no sólo eso aprendí contigo.
Aprendí a sonreír y sufrir enamorado y perdido,
desahogándome en la dulce y oscura noche,
esperando que llegues aun sabiendo que no vendrás,
con la esperanza tan alta, que ya no es mi propiedad.
Seguiré arrastrado por mis penas hasta el colmo de reír.
Continuaré avasallando mis heridas con mi triste latir,
y si habría que vivir un poco más que la espada me atraviese de una vez.
Es tal el delito de mi amor, dado que merezco morir.
No reprocho su desnudo atrevimiento de dejarme así.
Sólo que me aqueja haberla amado tanto y ella no a mí.
El amor me apresó entre rejas rompibles y no quise huir.
Ahora, que soy libre, estoy preso de llanto y dolor.
Encerrado o sin rejas, ya no sé lo que es vivir.
Tu adiós me dejo anonadado, con gusto
ya puedo morir.

EL SUEÑO (La flor)

 
Cuando te vi por primera vez sabía que eras para mí.
Cuando te miré por segunda vez, ya no lo dudé;
Me di cuenta que tus ojos nacieron para un fin.
Niña de los ojos bellos, de ti me enamoré.

Recuerdo aún, cuando te conocí en mis sueños.
¡Ay! ¡qué hermoso! el beso que nos dimos.
Sé que en realidad, ni siquiera soy tu amigo,
pero quien sabe si el destino me ayude a ser tu dueño.

Además, aquel sueño parecía realidad.
Desperté y a mi lado se encontraba una flor;
mientras soñaba, te lo entregué con amor.
Ya despierto, busco a mi flor de verdad.

¡Oh! Tan sólo espero encontrarte muy pronto.
Me siento extraño, no sé que me está pasando.
Siento algo de miedo, pero del amor no me escondo.
Quiero mirarte, hablarte, decirte a la cara que te amo.

Cierro mis ojos, y veo los tuyos, no pierdo la esperanza.
Abro mi corazón, y siento tus manos. Pronto te veré.

Un viento fuerte roza mi rostro con violencia,
siento otra presencia, el cielo se vuelve más azul,
me contengo unos segundos, ¡alto al tiempo!
El día se confunde con la noche, ¡eres tú!

Me olvido quien soy yo, y apenas sé quién eres.
Tan solo sé que eres mi más bello sueño.
¿Cómo te llamas?, ¿de dónde eres?
Lo siento si suena atrevido, pero te quiero.

Me dices que estoy loco, que apenas me conoces.
Lo sé, pero, ¡caray!, ¿no me has visto alguna vez?
Me contestas que jamás y que ya va a anochecer.
Es perfecto, le digo, ¿nos volveremos a ver?

¡Ni en sueños!, me dijo. Eso me dolió.
Nos fuimos. Ella sonreía mientras yo no entendía.
Me puse triste, y di un grito, de esos grandes y en silencio.
Antes de que ya no la viera, volteó.
Me dijo, es verdad, ¡eres el chico!…
No, no puede ser… ¡hey! Gracias por la flor.

TE ESTOY AMANDO

Mi corazón late hoy nuevamente por ti,
se alimenta de tu voz,
tu voz se escucha, pero yo la puedo hasta mirar;
tu alma se mira, pero ya lo puedo hasta oír,
la puedo sentir, vivo por ti y moriré en ti.
Mis lágrimas interpretan cualquier sonido del silencio,
cualquier palabra enmuda a mi boca por amor.
Estoy feliz y estoy llorando,
Estoy triste y sonrío, estoy pensando en ti.
En esta noche la distancia está en segundo plano,
y en primer plano estás tú, tu voz, tu presencia ausente
y tu ausencia presente.
Te amo y te lo digo, aun sabiendo que no me crees,
que eres lo que no sabes, que soy sin que lo sepas,
tu verdadero amor.
Qué más da si sabes que existo,
agradecería al mundo entero
si me ayudara a conocerte,
a poder verte, besarte,
ser feliz y hacerte feliz,
Amarte y que me ames.
Soy feliz...estoy llorando
sonrío entre lágrimas
...te estoy amando
.

EL POETA, EL AMOR Y EL DOLOR


Entre el delirio y el dolor
sólo hay un punto verdadero,
se dice ser el sufrimiento,
se dice ser el corazón,
pero has de saber, mundo,
que el dolor es el martirio, 
loco martirio predicho
de este poeta vagabundo,
 que en su vida ha de afirmar
en un segundo sin dudar: 

El amor era el amor.
El dolor sólo es dolor.

Se sucumban en praderas,
se derraman en los vientos,
este agita en las noches
y se van corriendo lentos.
 Más y más pide el anhelo
y se derrite, mismo hielo.
Versos unánimes y libres
renacen del poeta desgraciado;
De su vida despiadada,
su alma entera se ha llevado.

El amor era el amor.
El dolor sólo es dolor.

¿Por qué se sufre tanto?
¿se siente dulce sufrir?
¿por qué tanto desencanto?
La vida se ha hecho para vivir.
 No mira nada, pero el alma siente.
Es ajena de sus actos;
no ha hecho tratos, menos pactos,
 mas se hace a la inocente.

El dolor sólo es dolor.
El amor estaba enamorado. 
Pobre poeta, pobre amor y su dolor
De impotencia,
desnudos se han quedado.

21 feb. 2011

Una triste dosis de locura

 Necesito corroborar urgentemente mi nivel de dosis de locura.
¡No! No estoy loco. Los locos siempre traman algo; aunque tal vez sí lo esté, pues recurro hasta en el mínimo detalle de mis pasos, de tus pasos y, de sus pasos...
¿En qué momento me jodí? ¿Acaso yo era así cuando vivía en Perú?, ¿acaso alguna vez huí de casa, sin importarme nada, con lo que tenga a mano y luego apunto mi marcha hacia las calles?
Qué bonitas son las calles por aquí, al menos aquí en Salamanca. Me permiten olvidar pasivamente los problemas más agobiantes que me toca estar pasando.
En estos momento estoy sentado cerca a un monumento de un tipo disque histórico para España, el nombre es lo de menos, creo que fue un escritor que falleció en los años 80'.
¡Qué divertido! Acaba de pasar una familia, y me  causa gracia la manera en que me miraron tan estúpidos, digo, tan estupefactos, como si fuese yo un delincuente, un vagabundo, un loco -y qué más da, mi atuendo y mi estado apuntaban más a lo que parecía que a lo que realmente soy- ; sin embargo es genial que piensen eso de mí, no tendría problemas de hacer lo que realmente quiero y lo que me venga en gana.  Lo que no estoy seguro es que si la madre me miró de reojo murmurando a su marido o bien por mi posición de extranjero o por mi rostro claramente angustiado, con la mirada desolada y mis pupilas perdidas...
El viento corre, ¡corre!, corre despiadadamente y ya la brisa se vuelve un golpe de la naturaleza para mis pómulos exactamente. Aunque pudiera en primer instante abrochar mi casaca de cuero - sigo sin estar seguro si es realmente el de los buenos- quiero que viaje el frío sobre mi piel para que me ayude a sacudir mi cuerpo y a reaccionar a mi mente, que poco o nada hacen para ayudarme a plantear un nuevo plan de autorrescate.

8 feb. 2011

NO ME SALVAN LOS VERSOS


No me salvan los versos...
ni la sonoridad para explicar lo que siento;
nada como para consolar mi tristeza,
para calmar estas ansias inauditas
de que estés de nuevo junto a mí.

No me salvan los versos...
para escapar de las penumbras,
huir del desengaño y refugiarme
lejos, ¡muy lejos de ti!
Como aquellas voces que escuchaba
-las oía en el silencio-
Cuando tu corazón al mío susurraba,
no me salvan los recuerdos;
no me alivia, no me calma
la pena que llevo dentro.
El paraíso infinito,
aquél que un día te prometí,
quedó desolado.
Desprendiste de tus manos mi amor,
dejaste que cayera en el abismo
y en ese abismo me encontró.

De pronto el murmullo de la noche,
de pronto el susurro del silencio;
al alma ardiendo en llamas
no le importa nada ya,
si ardiendo entre las llamas
en cenizas ya se hallaba.
Y allí continúa, consumiéndose,
pobre de él, pobre del corazón.
Mas no tengo compasión de mí,
pues ya no existo si te fuiste de aquí;
las olas van y vienen
La tristeza fue grande;
tu engaño, un tsunami,
me llevó todo y sin rastro me dejó...
…no me salvan los versos.
Arrasa la vida, arrasa el destino,
nada vale sin ti.
Te escribo, te lloro, pero tú no estás aquí.
No estás conmigo,
la luna que envidiaba que seas mía
siente lástima hoy por mí.
¡Corazón, ya basta! ¡no puedes seguir así!
Pero me ignoras y junto al alma,
junto a mí, no olvidamos ese amor.
No me bastan los versos
No me bastan ¡no!
No me alivian, ni me salvan, no me calman,
no le sacian, no le basta el sufrir;
quiere seguir pensando en ti
Sabiendo que tu recuerdo es mortal,
quiere morir con la memoria de tu amor
¡Ay pobre, pobre de él!

No me salvan los versos...
No me ayudan, no me alejan
del vano amor que aún te tengo,
Al destino mendigo, estoy atado,
sin nada a cambio resguardar
¿Dónde y en que lugar me he de amparar?
tu pérfido amor no tiene perdón,
pero tan grande es lo que siento
que te he de perdonar.
No me salvan los versos...
Que para ti no significo nada
Yo que tanto te quise, tanto te amaba.
Devuélveme entonces mis versos
De regreso la ilusión que te entregué
¿Pero que gano con lo que escribo y siento?
No…¡¡¡no me salvan estos versos!!!

12 ene. 2011

Pensando en ti

Sabes, antes de dormir, quiero escribir,
pero no se me ocurre nada.
A ver, qué puedo decir...
"te extraño, ¿quisiera que estés aquí?"
uhmm, mejor, "te necesito mi princesa"
¿qué puede seguirle a este verso?
Amor, de tus labios añoro un gran beso.
No puedo, no debo, ni quiero
dejar de pensar en ti.
Creo que se oye mejor esto:
Te quiero, te amo, te extraño.
Al paraíso te podría llevar, tan sólo
debes tomar de mi mano,
Ven a mí, mujer, no te haré daño.
No temas, quiero hacerte feliz.
Vaya, mira nomás
todo lo que me haces escribir.
Sigamos...
Mi amor, no existe sensación mas divina
cual sentimiento que hace latir mi corazón,
por tu mirada, tu piel, tu voz...
querida, sencillamente esto es amor.
Ciertamente me parece demasiado cursi
¿pero a ti que te pareció?